Soja texturizada fina, ¿Qué es y cómo cocinar?

Soja texturizada fina para cocinar con agua caliente.

Soja texturizada fina, ¿Qué es y cómo cocinar?

Cómo cocinar soja texturizada fina, la carne vegetal para tus recetas

Hoy hablamos sobre cómo cocinar soja texturizada fina, cada vez más utilizada por la población debido a su versatilidad en la cocina y, como ya hemos mencionado, a su gran aporte a nivel nutricional. En muchas dietas se utiliza como sustitutivo de la carne y hay multitud de recetas en las que se puede incluir. Generalmente, el formato más usado por las marcas que lo venden es el deshidratado. Pero, ¿sabes realmente cómo cocinar soja texturizada fina?

Soja texturizada de la marca Natur Cesta Cantidad neta 350 Gramos

Soja texturizada Natur Cesta

Soja texturizada fina, ¿qué nos aporta?

Como todos sabemos, la soja texturizada es un tipo de legumbre, puesto que proviene de la soja. Nos aporta un tipo de proteína vegetal muy baja en grasas y de gran calidad. La soja texturizada se obtiene eliminando la grasa y la piel de la soja y sometiéndola a los siguientes procesos: alta temperatura, presión, texturización y deshidratación. Generalmente dicho proceso no contiene ningún aditivo químico, por lo que el resultado es un alimento cien por cien natural. A continuación os dejamos la tabla de información nutricional.

SOJA TEXTURIZADA

VALORES NUTRICIONALES

Valor energético

344 kcal
Hidratos de carbono

28g

    De los cuales azúcares

12g
Proteínas

56g

Grasas

0.9g
    De las cuales saturadas

0.1g

Colesterol

0g
Fibra

1,8 g

Sodio

0.1g

Como podéis comprobar se trata de un alimento muy bajo en sodio, no aporta colesterol y apenas presenta grasas saturadas. Si a todo esto se une el aporte proteico, estamos delante de un gran producto. Además, la proteína de soja es una fuente fácil y económica de fibra dietética, proteína y componentes bioactivos naturales, como las isoflavonas.

Beneficios Soja Texturizada fina

Los beneficios más importantes de dicho producto están vinculados a la prevención de enfermedades colonarias y cáncer.

Como ya hemos mencionado, uno de los componentes de este tipo de soja son las isoflavonas. Estas al llegar al intestino, se combinan con bacterias intestinales, transformándose en una hormona antioxidante y protectora contra el cáncer. Por otro lado, su efecto sobre los lípidos del suero ayuda a reducir el colesterol total y con ello, a la prevención de enfermedades colonarias. Por último, su bajo nivel de glucosa lo convierte en un alimento útil para diabéticos.

La nueva carne vegetal

Este tipo de soja suele utilizarse mucho como sustituto de la carne, cada es más fácil encontrar una lasaña hecha con boloñesa de soja texturiza fina o incluso una hamburguesa. Nos planteamos si realmente este tipo de proteína vegetal equivale a la carne o el pescado. Con el objetivo de comprobarlo hemos hecho una comparativa nutricional entre la carne vegetal y la carne de cerdo magro, una de las más utilizadas por los españoles:

Información nutricional por 100 gramos del producto

 

CARNE VEGETAL (SOJA)

CARNE CERDO

Valor energético

344 Kcal

271 Kcal

Hidratos de carbono 28g

1g

    De los cuales azúcares

12g

0g

Proteínas

56g

27g

Grasas

0.9g

17g

    De las cuales saturadas

0.1g

6g

Colesterol

0g

90g

Fibra

1,8 g

0

Sodio

0.1g

0.3g

Por un lado, podemos ver que el valor energético de la soja es algo mayor que el de la carne pero esto se ve compensado por los bajos niveles de grasas y colesterol, asimismo también es mayor el aporte de proteína y fibra.

Además, es importante recordar que 100 gramos de soja hidratada nos aportan la misma cantidad de proteínas que un filete de ternera o uno de salmón. Y aporta más proteínas que la pechuga de pollo, el lomo de cerdo o la merluza. no obstante, un dato relevante es que los alimentos de origen animal proporcionan ciertos nutrientes que la proteína vegetal no puede aportar, como son: la vitamina B12 y el hierro. Es verdad, que las legumbres también aportan gran cantidad de hierro, pero contribuyen a nuestro organismo de manera diferente que la proteína animal, puesto que su absorción no es la misma.

Como conclusión, me gustaría recalcar que no son alimentos que aporten exactamente las mismas propiedades pero ambos son válidos para llevar una dieta equilibrada conjuntamente con el uso de otro tipo de proteínas. Llevar una dieta variada, equilibrada y rica en alimentos beneficiosos es la base de nuestra salud. En la Wikipedia podrás encontrar más información acerca de la proteína de soja. Además, también puedes ver qué ventajas e inconvenientes tiene para nuestro organismo.

Dos tipos de soja para cocinar

  • Fina. La más utilizada como sustitutivo de la carne picada, para la elaboración de albóndigas, hamburguesas, boloñesas, etc.
  • Gruesa. Adecuada para emplear en guisos o estofados.

En la actualidad hay multitud de marcas que comercializan este tipo de soja, además de que no solo puedes encontrarla en herboristerías como en antaño si no que también está cada vez más presente en los grandes supermercados. Las marcas españolas más conocidas son: ecocesta, natursoy, el granero integral o biográ, entre otras.

Soja texturizada fina Biográ. Alimento vegetal precesado de forma natural.

Soja fina Biográ

¿Cómo cocinar la «carne» vegetal fina?

El único paso que tenemos que tener en mente antes de cocinarla es dejarla en remojo. Podemos reducir el tiempo que debe estar a con agua, calentando previamente esta y dejando actuar durante 20 minutos. Antes de incorporarla a cualquier guiso, es importante retirar el agua y escurrir bien la soja. Como tiene un sabor neutro, admite cualquier condimento por lo que puede incluirse en guisos, salsas o empanadas.

Receta para la carne de soja

Hemos dejado para el final, lo mejor de todo, nuestra receta. La opción más fácil y rápida cuando quiero incluir la «carne de soja» en mi dieta, es con una salsa boloñesa que añado a algún tipo de pasta (lasaña, pasta rellena o incluso gnocchi). Aquí debajo os la dejo.

Ingredientes:

  • 100 gramos de soja.
  • Un pimiento verde (a mi me gustan mas los italianos)
  • Una cebolla morada pequeña
  • 1 kilogramo de tomate triturado
  • Un vaso de vino tinto
  • Pimienta negra (al gusto)
  • Orégano (al gusto)
  • Un poquito de azúcar
  • Sal

Pasos:

En primer lugar, ponemos a remojo la soja con agua caliente, que la vamos a dejar durante el tiempo que estemos haciendo el sofrito. Cortamos el pimiento verde y la cebolla y dejamos pochar. Una vez esté hecho, añadimos el vino y dejamos reducir. Posteriormente, mezclaremos todo lo que hemos dejado reduciendo juntamente con el tomate triturado. Yo le pongo un poco de azúcar para reducir la acidez de este. Cuando el tomate esté casi hecho, la escurrimos y mezclamos con la salsa que hemos estado preparando. Para finalizar, ponemos pimienta negra, orégano y sal al gusto. Y ya tenemos lista nuestra boloñesa vegana para añadir a cualquier plato.

Otros platos que podemos preparar con la proteína de soja son; ensaladas variadas, sopas, platos que contengan carne picada, postres y cereales para desayuno.

Conclusión sobre la carne de soja

La carne de soja puede ser una excelente elección para sustituir a la proteína de procedencia animal. Como comentamos es la mejor fuente proteica no animal, tiene un perfil proteico excelente y, además, contiene un indice de grasa muy reducido. Es la proteína de soja perfecta para aquellos que busquen un aporte proteico alto de no procedencia animal. Muchas personas que recurren con frecuencia a dietas vegetarianas o veganas, la suelen incluir siempre en sus dietas.

Asimismo, presenta grandes ventajas y beneficios para nuestro organismo. Por ejemplo, es buena para la recuperación física, es antioxidante y ayuda a reducir los niveles de colesterol. 

Descubre más alimentos saludables en nuestra sección comida sana, encontrarás platos muy ricos, fáciles de hacer y rápidos de cocinar. Sin ir más lejos, nuestra receta tortitas de avena y plátano, realizada con avena integral, plátano, huevos, leche y canela. Lo mejor de todo, que no lleva azúcar.

En ComerconArte pensamos que una buena alimentación y unos hábitos saludables ayudan a equilibrar nuestro organismo y a mejorar cada día nuestra vida.

No comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies